Carta de amor a la Plaza de la Libertad


Warning: Illegal string offset 'single_featured_image' in /home/oocupied/public_html/site/wp-content/themes/confidence/content-single.php on line 71

Times Square: October 15 international day of action brings hundreds of cities around the world into motion. — Photo: Stephen O’Bryne

El pueblo avanza, Bloomberg retrocede

Viernes (5:00 a.m., hora estándar del Este) – En las horas de la madrugada, después de pasar una noche cepillando, arreglando el jardín y empacando, una chica de espíritu inquebrantable llamada Julia barrió las motas más diminutas del suelo con un recogedor, retrocediendo mientras limpiaba la Plaza de la Libertad repetidas veces.Los ocupantes llevaron cajas al área del almacenamiento y cuidadosamente llevaron los efectos personales a las lonas azules, siempre presentes y marcadas con nombres y números de teléfonos. También hubo preparaciones de otro tipo: algunos ocupantes permanecieron en el parque y se rehusaron empacar.

Dos mujeres jóvenes se sentaron en cubos de plástico azul y esperaban tranquilamente a ser arrestadas. Trescientos personas ocuparon la plaza.

El día anterior, el alcalde Michael Bloomberg anunció que a las 7 de la mañana, el Departamento de la Policía de Nueva York (NYPD) cumpliría la solicitud de Brookfield Office Properties de desalojar el parque para la limpieza. Se permitiría el regreso de los ocupantes, dijo Bloomberg, pero muchos consideraron esto como una táctica para desalojar la ocupación.

A toda prisa comenzó la actividad. Se creó una página de Facebook, “Acción urgente: Defender la ocupación de Wall Street” que se envió a decenas de miles de personas. Twitter se encendió. El grupo laboral de acción directa envió correos electrónicos, mensajes de texto e hizo llamadas para correr la voz. Las organizaciones de todas partes enviaron comunicados en los que declararon su apoyo e hicieron un llamado a la acción unida.

Los organizadores de la ocupación de Wall Street pidieron urgentemente la donación de artículos de limpieza.

5:30 a.m. – Se formó una fila que se extendió hasta la mitad del parque tras un anuncio por el micrófono del pueblo de que había llegado el café. Después de un aguacero que había caído anteriormente, las personas colgaron su ropa para que se secara sobre las barricadas policíacas y un cordel armado entre los árboles. Una pareja vestida de color oliva untó salvia alrededor del perímetro, y una boya de campana premonitoria timbraba ocasionalmente de un lugar demasiado cercano como para que estuviera flotando en el agua. Quinientas personas ocuparon la plaza.

Micrófono del pueblo: “Necesito (“Necesito”) voluntarios (“voluntarios”) para mover esta ropa (“para mover esta ropa”) a este lugar (“a este lugar”). Gracias”. Antes de aceptar llevar un montón de ropa, dos personas corrieron hacía él como si fueran jugando en una hojarasca. De nuevo, equipos de voluntarios coordinados barrieron agua sobre el suelo de granito; nunca había estado tan limpio. Los libros de la Biblioteca del Pueblo fueron empacados en cubos de plástico y apilados debajo de una pila gigante de lonas. Se consolidaron y fortificaron los artículos que normalmente se ven esparcidos en el parque.

Dos ocupantes con armamentos sobre el hombro patrullaron la acera del área norte. “¡Atención, trapeadores! ¡Marchen!” Tres centinelas guardaron el sitio: Superman, el Capitán América y Santa Claus. El ojo de Saurón de la torre móvil de observación del NYPD en la esquina noroeste fue, como siempre, ignorado.

Alguien lanzó una botella a la congregación de policía uniformada y encubierta que estaba al otro lado de Liberty Street y cayó a tres metros de donde estaban; la policía se resguardó. Se repartió la edición matutina de The Daily News, cuyo titular leía “ENFRENTAMIENTO”.

6:15 a.m. – La multitud se triplicó en diez minuto a más de mil. Fotógrafos profesionales se congregaron cerca de los botes de basura repletos de escobas plásticas donadas para fotografiar a los ocupantes mientras limpiaban a modo de performance. En el lado sur del parque, media docena de furgonetas de noticiarios formaron una línea con las puertas abiertas y los monitores encendidos. La Plaza de la Libertad se llenó a capacidad y la superó.

Micrófono del pueblo: “¡Esta asamblea especial… está… en sesión!” La muchedumbre respondió con gritos y movimientos serpenteantes de dedos. “Hemos convocado esta sesión para prepararnos tras la noticia que recibimos, la cual sabemos es un pretexto para detener este movimiento y silenciarnos”. El micrófono del pueblo transmitió el mensaje en cuatro ondas concéntricas. “Discutiremos dos puntos de la agenda. El primero es una sesión informativa de acción directa”.

Del grupo de trabajo de acción directa: “Ocuparemos nada menos que dos terceras partes del parque en todo momento. Acción directa coordinará dos líneas de resistencia no violenta que dividirán el parque en terceros”. Al preguntar quién dentro de la muchedumbre estaba dispuesto a ser arrestado, la mitad de los presentes levantó su mano sin vacilar. Siguieron más aplausos. “Todos pueden y deben tener un papel en la defensa de nuestra comunidad”.

La asamblea continuó hasta que una mujer que llevaba un pedazo de papel cruzó entre la multitud para llegar hacia los facilitadores. El micrófono del pueblo paró y se veían las caras confundidas de los presentes. En el área del centro se vio un abrazo y luego cinco más.

“Hemos recibido la noticia de que Brookfield Properties ha cancelado su…” El resto fue indescifrable entre la aclamación, los gritos, el ruido de tambores, los aplausos y las miles de personas que abrazaban a desconocidos parados a su lado.

7:00 a.m. – El sol salió sobre la Plaza de la Libertad y las celebraciones seguían por todo lo alto.

•  •  •

Importa que los ocupantes limpiaron como locos. Importa que el parque siempre estuvo bastante limpio. Importa la presencia de tantas organizaciones de todo tipo. Importa que los funcionarios electos dieron su apoyo. Importa que miles de personas se despertaron temprano y se unieron para defender la ocupación.La oficina del alcalde, Brookfield Properties y el Departamento de la Policía de Nueva York entablaron conspiraciones a puerta cerrada. Esto también importa. Estos tres grupos concertaron un ultimátum en contra de la ocupación. Eso importa más.

Pero lo más sencillo es lo más importante: estos grupos se retiraron. Los supuestos dueños de un espacio muy precioso, la crema de la crema financiera de Nueva York y la fuerza policíaca más armada de este país se unieron para enfrentarse a los corazones jóvenes, pero desistieron primero. Por un instante, resguardamos el lugar que ha llegado a ser el hogar para tanta gente y de diversas maneras. Y la fiesta enorme y enérgica que siguió durante el amanecer fue una carta de amor dedicada a un movimiento democrático en la Plaza de Libertad.

 

Traducido por Christopher Alex Chablé
Editado por Mariné Pérez


CLEAN SWEEP: On Oct 13, Mayor Bloomberg announced plans to “clean” Liberty Square, pushing occupiers out of the park. Thousands flocked to clean it themselves. Brooms, mops and others supplies were donated. And in the morning, Bloomberg backed down. PHOTO: Mike Fleshman

 

 

Este artículo también está disponible en: Inglés, Griego, Turco


Warning: Illegal string offset 'author_box' in /home/oocupied/public_html/site/wp-content/themes/confidence/content-single.php on line 95