La Ocupación para principiantes

drawing-crowd

Cómo surgió, qué significa, cómo funciona y todo lo demás

Pregunta:
He oído que Adbusters organizó Occupy Wall Street. ¿O Anonymous?  ¿O U.S. Day of Rage? ¿Quién lo organizó?

Todo lo anterior, y mucho más. Adbusters hizo la primera llamada a mediados de julio, y también produjo un cartel llamativo con una bailarina encima de la estatua del toro y la policía antidisturbios en el fondo. El grupo formado a través de internet “US Day Of Rage” (Día de rabia en los EE. UU.), creado por la estratega de IT Alexa O’Brien, se involucró tambien e hizo mucho trabajo preliminar y por vía de Tweeter. Anonymous — en sus diferentes y multiformes rostros — se unió a finales de agosto. En Nueva York, la mayor parte de la planificación fue realizada por las personas involucradas en la Asamblea General de Nueva York, un grupo de activistas, artistas y estudiantes inicialmente convocados por personas que habían participado en New Yorkers Against Budget Cuts (Nuevayorquinos en contra de los recortes presupuestarios). Sin embargo, ninguna persona o grupo en particular está llevando a cabo la ocupación de Wall Street.

¿Así que nadie está a cargo? ¿Cómo se toman las decisiones?

La Asamblea General se ha convertido en el de facto órgano para tomar decisiones acerca de la ocupación de la Plaza de la Libertad, a sólo unas pocas cuadras al norte de Wall Street. ¡Prepárate! La Asamblea General es horizontal, autónoma, sin dirección, modificada basada en el consenso del sistema con raíces de pensamientos anarquistas, y es similar a las asambleas que se han dirigido los recientes movimientos sociales por todo el mundo en lugares como Argentina, la plaza Tahrir en Egipto, Puerta del Sol de Madrid y así sucesivamente. Trabajar hacia el consenso es muy difícil, frustrante y lento. Sin embargo, los ocupantes están tomando su tiempo. Cuando finalmente llegan a un consenso sobre un tema, a menudo después de días y días de intentarlo, la sensación es increíble.

Una gran alegría llena la plaza. Es difícil describir la experiencia de estar entre los cientos de personas creativas, apasionadas, y rebeldes, que están todos de acuerdo en algo.

¿Cuáles son las demandas de los manifestantes?

¡Uf! Esa es la pregunta del trillón de dólares. Una vez más, el llamado original de Adbusters pregunta: “¿Cuál es nuestra única demanda?” Técnicamente, aún no hay. En primer lugar, en las semanas anteriores al 17 de septiembre, la Asamblea General de Nueva York parecía estar desviándose lejos del lenguaje de “demandas”, en gran parte porque las instituciones gubernamentales ya están demasiado afectadas por el dinero de las corporaciones que hacer demandas específicas no tendría sentido hasta que el movimiento tuviese mas fuerza política. En cambio, en primer lugar, optaron hacer su demanda la ocupación en sí — y la democracia directa que se lleva a cabo — de la cual a su vez podría o no llegar surgir alguna demanda específica. Cuando se piensa en ello, este acto es de hecho una declaración bastante poderosa contra la corrupción que Wall Street ha llegado a representar. Sin embargo, puesto que el razonar es, a menudo, mucho pedir a los medios de comunicación estadounidenses, la cuestión de las demandas se ha convertido en un enorme desafío a las relaciones públicas. La Asamblea General se encuentra en la etapa de determinar cómo se va a llegar a un consenso acerca de la unificación de las demandas. Es un debate muy complicado e interesante… mejor esperar sentado.

¿Cuántas personas han respondido a la llamada de Adbusters?

El llamado original de Adbusters tenía previsto que unas 20.000 personas inundarían el distrito financiero el 17 de septiembre. Es probable que terminó siendo solo una décima parte de esa cantidad. A pesar del masivo bombardeo mediático en las redes sociales de Anonymous, un sinnúmero de personas simplemente no se habían enterado, y las organizaciones tradicionales progresivas, como los sindicatos y los grupos por la paz, se sentían incómodos de unirse a una acción tan amorfa. Durante el transcurso de una difícil primera semana, con arrestos casi todos los días, las nuevas caras seguían llegando, así como otros salían para tomar un descanso. La cobertura de los medios después de los arrestos del sábado, 24 de septiembre, y la presunta brutalidad policial ha traído a muchos más. Ahora, durante el día y en la noche, te puedes encontrar a 500 personas o más en la plaza, y tal vez la mitad duermen allí. En cualquier momento dado, varias miles de personas alrededor del mundo están viendo transmisión en vivo las 24 horas del día, los siete días de la semana.

¿Cuál sería una “victoria” para la ocupación?

Una vez más, depende a quién se le pregunte. Ante la aproximación del 17 de septiembre, la Asamblea General de Nueva York realmente vio su objetivo, de nuevo, no tanto como para ratificar alguna legislación o iniciar una revolución, sino como la construcción de un nuevo tipo de movimiento. Se quería fomentar asambleas similares por toda la ciudad y en todo el mundo, lo que sería una nueva base para la organización política en este país, contra la influencia abrumadora de dinero corporativo. Está empezando a pasar, como ocupaciones similares están apareciendo en docenas de otras ciudades. He escuchado a algunas personas decir, cuando Liberty Plaza se vió inundada con cámaras de los noticieros de televisión, “Hemos ganado!” Otros piensan que han hecho más que empezar. Ambos, en cierto sentido, están en lo correcto.

¿Hay policías por todas partes de la plaza?

La presencia policial es constante, y ha habido algunos encuentros espantosos con ellos — que también dio motivo a actos de gran valentía por parte de los manifestantes. El peor incidente fue el sábado pasado, por supuesto, pero ha habido muy pocos problemas desde entonces. Un gran contingente de los manifestantes no tiene ninguna intención de ser arrestado, y casi nadie está interesado en tomar riesgos inútiles o instigar la violencia contra personas o la propiedad. Mientras más personas comunes y corrientes se unan a la causa — junto con las celebridades que nos han visitado, como Susan Sarandon, Cornel West, y Michael Moore — es menos probable que la policía trate de suprimirlo. Como dice uno de los carteles a lo largo de Broadway, “¡La seguridad está en los números! ¡Únete a nosotros!”

Si no puedo ir a Wall Street, ¿qué otra cosa puedo hacer?

Una gran cantidad de personas ya está participando de maneras importantes desde lejos; ésta es la magia de la descentralización. En línea, puedes ver el Livestream, hacer donaciones, participar por Twitter y alentar a tus amigos para que se interesen en la causa. Las personas con ciertas capacidades y destrezas han ofrecido su ayuda como voluntarios para ayudar a mantener al día los sitios web del movimiento y para editar videos, coordinando a través de las salas de chat IRC y otros medios de comunicación social. Pronto, las discusiones formales acerca de las demandas se llevarán a cabo tanto en línea como en la plaza. Fuera de la red, puedes unirte a las numerosas y similares ocupaciones que se están poniendo en marcha en todo el país, o puedes iniciar tu propia ocupación. Visita occupytogether.org. Por último, siempre se puede seguir el consejo que se ha convertido en uno de los varios mantras del movimiento, expresado de esta manera por una mujer en la reunión del martes de la Asamblea General: “Ocupa tu propio corazón sin temor, sólo con amor.”


Por Nathan Schneider
Una versión de este artículo fue publicado originalmente en thenation.com

Traducido Por Danica Jorden y Patricia González Ramírez

Este artículo también está disponible en: Inglés, Francés, Árabe, Rumano, Turco

Sobre el autor:

. Follow him on Twitter / Facebook.