Tan real que duele: la construcción de una nueva república


Warning: Illegal string offset 'single_featured_image' in /home/oocupied/public_html/site/wp-content/themes/confidence/content-single.php on line 71

Ilustración por: Beth Whitney

Un jueves por la noche, cuando asistí a una reunión comunitaria de Occupy Wall Street con algunos amigos sudasiáticos, nos entregaron una hoja que era el borrador de la Declaración de la Ocupación.La noche anterior había escuchado la lectura de la declaración en la Asamblea General y recurrí a mi amiga, Sonny, después de notar una línea que me había impactado: “Como un grupo de personas, que antes estaban divididos por el color de su piel, género, orientación sexual, religión, o falta de ella, partido político y antecedente cultural…” Inicialmente la habíamos menospreciado y considerado una retórica, pero después nos dimos cuenta de que ésta se convertiría en la Declaración del movimiento que se distribuiría al mundo como el documento definitorio de la ocupación. El texto propuesto ignoraba a las personas de países que han sido colonizados y comunidades en este país donde la participación democrática no es un hecho. Esto no era algo que podía apoyar, pero no podía retirarme del documento ni del movimiento.Entonces, el grupo de sudasiáticos radicales hizo algo. Mi amiga Hena dio a conocer nuestra preocupación a los cientos de presentes, y se nos dijo que enviemos un correo electrónico con ello después. Hena insistió, y nuevamente los facilitadores de la asamblea general trataron de evitar nuestra queja y moverla para después. Nos advirtieron que “bloquear” la declaración era un acto serio. Nosotros sabíamos que era serio, por eso lo hicimos.

Es intimidante hablar en frente de cientos de personas, pero es mucho más intenso hablar en frente de personas con quienes te sientes relacionada — y a quienes les dices algo que no quieren escuchar. Dijimos en la Asamblea General que queríamos un pequeño cambio en el lenguaje y que eso representaba una preocupación ética mayor. Dijimos que ignorar la historia de opresión en este documento era algo que no permitiríamos que pasara. Propusimos que sacaran esa línea y después de debatir por algunos minutos, aceptaron nuestro cambio. Retiramos nuestro bloqueo. Mi amiga Sonny me miro a los ojos y me dijo, “Lo hiciste bien.” Nunca había necesitado tanto escuchar esas palabras como en ese momento.

Después del término de la asamblea, hablé con algunos de los hombres que habían escrito el documento. Déjame decirte cómo se siente el que una mujer de color se pare al frente de un hombre blanco y le explique el concepto de privilegio. Duele. Te cansa. A veces te hace querer llorar. A veces es estimulante. Cada vez es difícil. Cada una de esas veces me enfurezco por que tenga que hacer esto, que sea yo la que lo haga, cuando no debe de ser así. Cada vez más estoy orgullosa de mí por haber podido decir estas cosas, porque solía no ser capaz de hacerlo y porque algunos días simplemente no quería hacerlo.

En ese pequeño círculo, después de la asamblea, hicimos un curso corto sobre privilegio de la gente blanca, el racismo estructural y la opresión. Hicimos también un curso en historia, la Declaración de Independencia, el colonialismo y la esclavitud. Era real, difícil y doloroso, pero las personas escucharon. Sentada en una esquina del distrito financiero a las 11:30 p.m., hablando con 20 hombres blancos en su mayoría, se sintió que valía la pena. Se sintió como una gloria poder explicar la manera en la que una mujer de color como yo experimenta el mundo y las relaciones de poder, las desigualdades y las opresiones que lo gobiernan.

Esta no fue una victoria sólo para mí y los otros que se sienten como yo, sino una victoria para el movimiento. Mientras manejaba mi bicicleta sobre el Puente de Brooklyn esa noche, de alguna manera el mundo parecía ser un poco más mío. Parecía de alguna manera el mundo que podría ser de todos nosotros.

Traducido por Adriana Escandón
Editado por Mariné Pérez

Este artículo también está disponible en: Inglés, Griego, Portugués, Brasil, Turco


Warning: Illegal string offset 'author_box' in /home/oocupied/public_html/site/wp-content/themes/confidence/content-single.php on line 95