Un nuevo mundo

near

Nosotros somos la demanda que el 1% no puede comprender. La son los individuos, barrios, ciudades y comunidades alrededor del mundo que están cooperando más allá de pedidos y demandas. Es el mundo en el que nos estamos convirtiendo.

Encuestas corporativas han confirmado lo que todo el mundo en la calle ya sabe: una mayoría clara de neoyorquinos, tres de cada cuatro, apoyan la ocupación y entienden la “demanda” instintivamente. El epicentro del día internacional de acción celebrado el pasado 15 de octubre fue Times Square, barricado por la policía que insistía en demostrar su poderío. Pero nuestra ciudad es sólo un centro. El mundo es redondo.

En el sur, miles llenaron las avenidas de Buenos Aires y Santiago. En Brasil, Perú y Colombia, en más de 20 ciudades de México, y a través de Latinoamérica la gente salió a la calle. Sus gritos se convirtieron en canción.

En el Oriente, personas solidarias con la ocupación marcharon por las calles de Hong Kong y Seúl, Manila, y Yakarta, Auckland y Melbourne. Días antes, un evento de solidaridad en Zhengzhou, China, apoyó lo que denominaron la “gran revolución de Wall Street”. Hasta en China han protestado por nuestros derechos humanos. Imagínate.

En África hubo manifestaciones en Nairobi y Johannesburgo. Los héroes de la Plaza de Tahrir en Cairo han regresado a confrontar el régimen militar que no siguió a Mubarak a la infamia.

Alemania y Grecia, dominados por los mismos bancos, se han alzado junto a España y una generación perdida de europeos para apoderarse del futuro que nazca del polvo de este imperio perdido. En todos lados, la falta de una lista de demandas nos permite vernos claramente. Alrededor del mundo nos vemos como por primera vez.

Y en nuestro propio país, en miles de rincones, desde Augusta y Jackson, hasta Springfield y Sioux Falls, Vegas, Santa Rosa y Green Bay, los estadounidenses celebran el nacimiento de sus propias ocupaciones. Trabajos dignos. Vivienda digna para la familia. Educación. Salud. Pensiones. ¿Qué pueden demandar del Rey los que buscan democracia más allá de su corona? Un cambio de régimen está en el aire. En Estados Unidos nos estamos mirando, reconociendo nuestro lugar en el mundo y en lo que podemos transformarlo.

Esta no es una demostración. Es participación. Creación. Este es un movimiento donde podemos expresarnos plenamente, juntos. En la Plaza de la Libertad. En Nueva York. En los Estados Unidos. Un nuevo mundo.


Traducido por: Sofía Gallisá Muriente
Editado por: Mariné Pérez

Sobre el autor:

. Follow him on Twitter / Facebook.