Otra manera de hacer las cosas

DwellResideInhabit

Cuando fui en busca de la ocupación de Johnson City en Tennessee, lo primero que me llamó la atención fueron las picudas estacas y las pancartas que sostenían, y después la gente que se encontraba bajo ellas. En todo caso, no daba la impresión de ser un levantamiento global, sino una muchedumbre organizada en un estacionamiento. Sin embargo, a final de cuentas se trataba de una muchedumbre en un pueblo donde la mayor parte de la gente rara vez baja de sus autos, y era eso lo que llamaba la atención. Pude ver algunas banderas estadounidenses y un cartel que decía “Dios odia a los bancos”, y me imaginé que éste era el lugar. Del otro lado de la calle, escuché cómo la muchedumbre repetía las pocas palabras que decía otra persona con la inconfundible fórmula “a partir de hoy…”: la tonada hacía pensar en una boda o en una toma de juramento. Dudé de nuevo si había llegado al lugar correcto. Después me di cuenta de que este juego de llamadas y respuestas era un micrófono del pueblo, un famoso método que fue reinventado en Nueva York para subvertir la prohibición de los amplificadores. Aquí en Tennessee suena como si la gente estuviera votando. Hombres con chaquetas UMW, granjeros vestidos con ropa de pueblo, jóvenes universitarios, maestros de escuela jubilados, parejas jóvenes empujando carriolas, un guía parques naturales vestido con una falda escocesa, un mendigo con una pancarta escrita en latín: todos repiten al unísono. Sentí muchas ganas de preguntarles de qué se trataba todo eso, porque seguramente había una historia detrás de sus actos.Johnson City se encuentra en la región de Appalachia, donde también está la zona forestal de Cumberland. En Appalachia se originó la canción Wildwood Flower y es el hogar de la NASCAR; aquí, el desempleo es de 18%. En esta zona, la remoción de cimas de montaña es una tradición y las empresas carboneras consideran que es rentable arrancar la vida de la tierra y dejar su flora y fauna aturdida, desarraigada y envenenada. Aquí fue donde se originó la Batalla de la Montaña de Blair, durante la cual los obreros mal pagados se sublevaron en contra del gran capital de manera única en la historia de este país. Esto sucedió en 1921 y muchos estarían de acuerdo en decir que aquí la aprobación del gran capital no ha mejorado. Un frío análisis de Wall Street publicado este mes indicó que la región ocupó el quinto lugar entre las áreas más pobres del país. En este contexto, el micrófono del pueblo suena como un encuentro de fanáticos evangélicos. Puede que haya tomado el doble de tiempo decir cualquier cosa, pero convocó a una participación total, algo que, si nos ponemos a pensar, es muy característico del sur.Después de discutir un rato, decidimos marchar por State of Franklin Street y a medida que nos desplegábamos a lo largo de cientos de autos detenidos, la gente que conducía sus furgonetas, sus abollados vehículos familiares y sus sedanes de bajo consumo de gasolina empezó a dar bocinazos y a aplaudir el que nos opusiéramos a las medidas fiscales. Además, no nos aconsejaron que consiguiéramos un trabajo ni que nos cortáramos el cabello. En este mundo, todos los sistemas tienen un límite. Nunca habíamos estado aquí, en este sitio preciso, juntos al mismo tiempo en todos los lugares sórdidos y dorados. Ya los días están contados, estamos aquí para quedarnos, ya no marcharemos respetuosamente alrededor del nefasto coloso llamado “American Way” que ha consagrado los beneficios empresariales y ha aplastado la compasión pública. Hay otra manera de hacer las cosas. Éste es el lugar correcto y lo encontramos. En State of Franklin Street gritamos hasta que nos dolieron las gargantas que éramos el 99%… porque eso es exactamente lo que somos.


Traducido por: Diego Guzmán
Editado por: Mariné Pérez 

Este artículo también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil

Sobre el autor:

. Follow him on Twitter / Facebook.